sábado, diciembre 11, 2010

 

Novela negra: Los padres de la novela negra nórdica

Hace tres años un amigo bibliófilo me recomendó un libro sueco escrito en el año 1967 por unos autores difíciles de pronunciar y, en aquel momento, difíciles también de recordar para mi. Allí empezó mi "fiebre" por la novela negra, pasión que continúa en el día de hoy, acrecentada por la comodidad de uso de un lector de libros electrónicos.

Justo un año después de mi "encuentro con la Suecia de los años 60", en verano de 2008, se publicaría en España la primera novela de la trilogía de Millennium, de Stieg Larsson, y con ella la posterior eclosión de obras de otros autores nórdicos, Jo Nesbø, Åsa Larsson, Camilla Läckberg, Mari Jungstedt, etc, etc, etc, que tanta repercusión están teniendo en nuestro país (y en otros).

Pero volviendo a los inicios, Suecia, años 60, en lo más frío de la guerra fría, inspirados en lo mejor de la novela negra norteamericana pero con ese toque lento y frío que sólo los suecos saben dar, el matrimonio de periodistas y escritores Maj Sjöwall y Per Wahlöö se arrancan en 1965 con la primera novela de la serie del inspector Martin Beck, titulada Roseanna, allí empezó todo.

La serie, que se alargaría hasta la muerte de él, Per Wahlöö, en 1975, cuenta con diez novelas, seguramente todas ellas estupendas (sólo he podido leer hasta ahora las seis primeras).

Roseanna (Roseanna, 1965), El hombre que se esfumó (Mannen som gick upp i rök, 1966), El hombre del balcón (Mannen på balkongen, 1967), El policía que ríe (Den skrattande polisen, 1968), El coche de bomberos que desapareció (Brandbilen som försvann, 1969), Asesinato en el Savoy (Polis, polis, potatismos!, 1970), Un ser abominable (Den vedervärdige mannen från Säffle, 1971), La casa cerrada (Det slutna rummet, 1972), Muerte de un policía (Polismördaren, 1974), y Los terroristas (Terroristerna, 1975).

Cada una de ellas se sumerge en algún intrincado caso a resolver por el inspector Beck, pero al mismo tiempo los autores reflejan perfectamente la realidad de la sociedad sueca en aquellos años y critican la falsa imagen bucólica de Suecia. Cada novela se basa en un crimen y todas las novelas juntas conforman un Gran Crimen (de ahí el subtítulo “La historia de un crimen”): el “crimen” que recorre las diez novelas de Martin Beck no es otro que el de la socialdemocracia traicionando a la clase trabajadora.

Vamos a iniciar aquí una serie de préstamos de libros... en el primer comentario, quien nos quiera prestar el libro, que nos deje el enlace al préstamo de la primera gran novela negra sueca, Roseanna, de Maj Sjöwall y Per Wahlöö. Si queréis más, ya continuaremos... (formato epub, se lee con Adobe Digital Editions que es gratuito, o se traduce a otros formatos con el programa, también gratuito, Calibre).

Etiquetas:


comentarios:
Parece que blogger borra comentarios... intentándolo de nuevo...
http://www.megaupload.com/?d=JU7FFUD7
 
Publicar un comentario en la entrada

<< Inicio