viernes, enero 14, 2011

 

Frases de cine: Encuentros en el fin del mundo

Hay documentales sobre naturaleza y documentales sobre personas, y los hay que no sabes si van de una cosa o de la otra, porque, claro, de hecho las personas son parte de la naturaleza, química evolucionada al fin y al cabo.

En fin, he visto una joya de un "poeta cinematográfico" que ya me ha sorprendido antes varias veces, y lo ha vuelto a conseguir: Werner Herzog, autor, entre otras obras maestras, de Aguirre, la cólera de dios (1972), Nosferatu, vampiro de la noche (1979), Fitzcarraldo (1982) o, más recientemente, Grizzly Man (2005).

Se trata de la recomendación cinematográfica de hoy, un documental:

Encuentros en el fin del mundo (2007), de Werner Herzog

La película de hoy: Encuentros en el fin del mundo
Título original: Encounters at the End of the World
Director: Werner Herzog
Año: 2007
IMDB: más información

No quiero destriparlo, diré simplemente que es un documental atípico sobre la Antártida. El narrador, el propio Herzog, ya explica justo al inicio que cuando la National Science Foundation de los Estados Unidos le invitó a rodar un documental en la base principal que EE.UU. tiene en ese continente, McMurdo, él respondió algo así como: "no esperen de mi otro documental sobre pingüinos".

Desde luego que la naturaleza que se encuentra Herzog alrededor de McMurdo es parte importante del documental, de hecho es uno más de los protagonistas de la película (como ya ocurría, por ejemplo, en Grizzly Man). El resto de protagonistas son la gente que se encuentra por ahí. Biólogos marinos que bucean bajo la banquisa, físicos teóricos a la caza del neutrino en la estratosfera, especialistas en icebergs de 300 kilómetros de largo, estudiosos de la sexualidad de los pingüinos o de la leche materna de las focas... pero también conductores de maquinaria pesada de la base, técnicos de mantenimiento, cocineros... y todos tienen cosas interesantes que contar. Son todos ellos personas "especiales", de una u otra forma. Aunque hay uno que se lleva la palma y es el que Herzog elige para empezar la película y para terminarla: el conductor de carretillas pesadas, Stefan Pashov (filósofo).

Se lo encuentra Herzog bajando de la escavadora y le hace su inocente pregunta...
W. Herzog.— ¿Quiénes conducen la maquinaria pesada y qué los trajo a la Antártida?
S. Pashov.— Es una larga historia. Exploré muchos lugares de la mente y muchos mundos de ideas y empecé antes de aprender a leer y escribir. Mi abuela me leía La Odisea y La Iliada así que empecé a fantasear sobre mi viaje antes de saber que tenía los medios para llevarlo a cabo, pero mi cabeza ya estaba preparada. Ya viajaba con Ulises y los argonautas  a aquellas tierras sorprendentes y eso se me quedó grabado, la fascinación por el mundo, y me enamoré del mundo.  
Herzog ve el filón e insiste:
W. Herzog.— ¿Y cómo es que nos encontramos en los confines del mundo? 
S. Pashov.— Creo que es un lugar lógico para encontrarse porque este sitio es casi como la selección natural para la gente que quiere salir de los márgenes del mapa, y nos encontramos aquí, donde convergen las líneas del mapa. No hay nada más al Sur que el Polo Sur. Y creo que aquí hay bastante gente que viaja a tiempo completo y trabaja a media jornada. Son los soñadores profesionales. Sueñan todo el tiempo y a través de ellos se realizan los mayores sueños cósmicos, los sueños del Universo a través de los nuestros, y hay muchas maneras para que la realidad se manifieste. Soñar es una de esa maneras.
Yo diría que no hay mejor resumen del documental de Herzog que esa respuesta del maquinista-filósofo.

Os dejo con los minutos finales del documental, que termina de nuevo con el fascinante Stefan Pashov (puede verse todo entero en Youtube, en ficheros con el mismo nombre numerados del 1 al 10):
S. Pashov.— Hay un dicho hermoso de un filósofo estadounidense [sic]* , Alan Watts, que decía que a través de nuestros ojos el Universo se percibe a sí mismo y a través de nuestros oídos el Universo escucha su armonía cósmica y nosotros somos los testigos a través de los cuales el Universo adquiere consciencia de su gloria y de su magnificencia.




_________
* Watts es británico, pero eso es lo de menos.

Etiquetas:


comentarios:
Sólo decir que da gusto da ver a verdaderos científicos pasando frío y realizando experimentos para hacer ciencia y además bien contado en forma de historia amena. Con tanto científico y divulgador de pacotilla, el personal está cada vez más confundido.

¡Muchas gracias por compartirlo! (otra olvidada cualidad de un científico de verdad)
 
me alegro de que te haya gustado!
tiene algo de metáfora el documental, científicos "de primera" ampliando los límites del conocimiento justo "en el fin del mundo"...
 
Publicar un comentario en la entrada

<< Inicio