jueves, marzo 08, 2007

 

El Sancta Santorum de la Informática

Igual que el fútbol español tiene su catedral en San Mamés, o que la catedral de la ópera mundial es La Scala de Milán, la informática también tiene su catedral, y está en el centro de Europa: el Castillo de Dagstuhl. Su lema es: Where Computer Scientists meet.

El Castillo de Dagstuhl, en mayo de 2003

Está situado en el suroeste de Alemania, al lado de la pequeña ciudad de Wadern, en el estado de Sarre, pegado a la Lorena francesa y a Luxemburgo, rodeado de bosques y campo.

Pertenece a una fundación sin ánimo de lucro de la que forman parte el gobierno federal alemán y varias instituciones de investigación de todo el mundo.

La actividad más conocida son sus Seminarios. Se celebran casi todas las semanas del año, de lunes a viernes, desde su fundación en 1990. Como dice su página web, un Seminario de Dagstuhl es el evento académico más productivo en el que un investigador en informática puede participar en su vida. Dedicados cada semana a un tema específico de la informática, no tienen un programa fijo; suele haber previsto un pequeño número de conferencias por parte de algunos de los asistentes y el resto del tiempo se organiza sobre la marcha, dependiendo de las reacciones de los participantes. Todos ellos asisten por invitación de la organización, seleccionados de entre los investigadores de más renombre en el tema concreto del seminario y los investigadores jóvenes más prometedores en ese mismo tema.

Panorámica incluyendo el castillo y el edificio nuevo

Está dotado de todo lo que un investigador puede necesitar (biblioteca, computadores, acceso a internet, salas de reuniones...) y desprovisto de todo lo que puede distraer (televisión, instalaciones deportivas, bares...). Cerca del castillo se construyó un edificio moderno comunicado con el castillo por una pasarela acristalada, elevada y cubierta.

Típica vista desde una de las habitaciones del edificio nuevo

Las habitaciones son espartanas, si te asomas a la ventana el paisaje es relajante, pero aburrido. El objetivo es que sólo permanezcas en la habitación el tiempo necesario para dormir. En el comedor, cada día se coloca tu nombre en una mesa distinta, para que te relaciones con gente diferente en cada comida. La capacidad máxima del castillo es de 70 personas, pero un seminario típico reune a unas cuarenta o cincuenta.

Por allí estuvimos hace unos pocos años. Animo a los lectores informáticos a trabajar duro para ser invitados en algún día no muy lejano.

Etiquetas:


comentarios:
Supongo que este es uno de los sitios que deberíamos ansiar visitar.
Sin embargo no estoy del todo de acuerdo con su filosofía, y es que olvidan una máxima importante "mens sana in corpore sano".
Ahora una pregunta curiosa ¿Cuanto tiempo se puede permanecer ahí? No es que parezca un sitio donde vivir (más bien donde estar de paso), pero para el que quisiera "ponerse al día" en los más altos niveles de diferentes campos de la informática, una temporada larga podría ser una buena escuela.
 
hola azrael,

sólo se "está ahí" por invitación de los organizadores de cada Seminario, por tanto UNA SEMANA; es una escuela "acelerada" pero muy especializada, por tanto sólo se invita cada semana a un número pequeño de jóvenes investigadores destacados en el tema para hablar, discutir, iniciar cooperaciones con otro conjunto reducido de investigadores "seniors" especialistas en el tema de turno

estoy de acuerdo con la máxima en latín, pero dadas las restricciones de tiempo de los Seminarios, más vale traer el cuerpo sano ya de tu lugar de origen y esa semana dedicarla exclusivamente a la mente

gracias por leer y comentar
 
Por como lo escribes parece que el mero hecho de ser invitado es un reconocimiento
No aspiro a tanto pero en un momento dado ser invitado tendría su mérito digo yo
 
Publicar un comentario

<< Inicio