viernes, enero 30, 2009

 

Retazos de Sighişoara (5)

El sistema defensivo de Sighişoara, muralla y torres, es el mejor conservado de toda Rumania. Casi un 90% de las construcciones originales se pueden ver en nuestros días, en contraposición con otros centros urbanos de Transilvania, como Braşov, 45%, Sibiu, 30% y Cluj, sólo el 15%.

Ya en el siglo XII, en tiempos de los Sasi (que provenían de Sajonia, en la actual Alemania), se construyó una primera fortificación alrededor de la colina, aunque sería completamente destruida en la invasión de los Mongoles de 1.241 y 1.242. Inmediatamente reconstruida, aparece citada en 1.280 como el Castrum Sex, constando entonces de un muro de unos 3 ó 4 metros de altura con un perímetro cercano a un kilómetro. En el siglo XV la muralla creció otros 3 ó 4 metros en altura. De nuevo en los siglos XVI y XVII se refuerza la muralla y se levanta en alguna de sus partes hasta los 15 metros de altura. En esa época se levantan 5 bastiones y 14 torres para reforzar el sistema defensivo.

Muralla y Torre de los Estañeros, Sighişoara (*)

Veamos dos ejemplos: la Torre de los Estañeros (Turnul Cositorarilor), de base rectángular sostiene un cuerpo pentagonal; además, el tejado es de forma hexagonal, de lados desiguales que se apoyan en grandes columnas, entre las que se encuentran parapetos para los fusiles.

Torre de los Zapateros, Sighişoara (fotos: Javifields)

Y la Torre de los Zapateros (Turnul Cizmarilor), en el extremo noreste de la ciudad, construida en 1.594, reconstruida en 1.650 y modificada en 1.681. De forma hexagonal, con lados irregulares, coronada con un techo de tejas de grandes aleros del cuál se prolonga una coqueta torrecilla de observación, ofreciendo al conjunto un pintoresco aspecto.

Como véis, era cosa de gremios, tuvieron torre: los Curtidores, los Estañeros, los Joyeros, los Cordeleros, los Carniceros, los Peleteros, los Tejedores, los Satres, los Zapateros, los Cerrajeros, los Toneleros, los Barberos y los Herreros (nada de banqueros, ni notarios, ni abogados, ni políticos... ¡qué felices eran entonces!).

En la actualidad el muro defensivo se conserva casi en su totalidad, junto con 3 bastiones y 9 de las 14 torres. La lenta evolución económica de la ciudad, en comparación con otros núcleos urbanos cercanos, explica las pequeñas modificaciones sufridas con el paso del tiempo, motivo por el cual, el centro de esta ciudad se ha conservado en condiciones tan buenas hasta hoy.

(*) Vaya peaso de frugoneta, ¿eh?

Etiquetas:


comentarios: Publicar un comentario en la entrada

<< Inicio