viernes, septiembre 11, 2009

 

¿Hacemos un trío?

.
Él.— ¿Hacemos un trío?
Ella.— ¡Vale!

Ese podría ser el breve resumen de "Días de vino y rosas", escrita como obra teatral para la televisión por James Pinckney Miller y dirigida por John Frankenheimer para la CBS en 1958 dentro de la serie Playhouse 90. Llevada luego al cine por Blake Edwards en 1962. Y regresando ahora al teatro, en España, bajo la dirección de Tamzin Townsend (en el Principal de Zaragoza durante esta misma semana).

Falta añadir al breve resumen de arriba, para que se entienda, que la tercera en el trío, y máxima protagonista de la obra, es... la botella.

Que la película de Edwards es mi preferida dentro del género cinematográfico de "tríos con botella" supongo que ya quedó claro cuando la incluí, muy pronto, en la serie "Frases de cine".

Siendo una de esas películas que ha impactado a dos o tres generaciones, era desde luego atrevido llevarla al teatro. Aunque, dadas las excelentes críticas que la obra teatral recibió en su estreno en televisión en 1958, el éxito dependía probablemente de una buena elección de dos de los tres protagonistas del trío (la botella es inmutable).

En mi opinión, y en (simplistas) términos deportivos, el resultado es:
  • película de Edwards - 1
  • obra de teatro de Townsend - 1
Le apunto el tanto a la película por la interpretación de Jack Lemon, frente a la de Carmelo Gómez en el teatro.


Y le apunto el tanto a la obra teatral por la interpretación de la antes completamente desconocida para mi Silvia Abascal, frente a la de Lee Remick en el cine.


Si tenéis dos horas de tiempo libre y 24 euros en el bolsillo, pasaros por el teatro.
They are not long, the days of wine and roses:
Out of a misty dream
Our path emerges for a while, then closes
Within a dream.
Ernest Dowson (1867-1900)
No son largos, los días de vino y rosas:
de un nebuloso sueño
nuestro camino surge un instante, luego se pierde
en otro sueño.

Etiquetas:


comentarios: Publicar un comentario en la entrada

<< Inicio