jueves, agosto 18, 2011

 

El Castillo Mayor, detalles

.
El Castillo Mayor (2.020 m) flanquea una de las entradas al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, quizás la menos conocida por los turistas. Su nombre le viene dado por sus cortados verticales y su planta relativamente redonda, recordando un recinto amurallado gigantesco. Presenta un flanco accesible desde Puértolas, del cual se sirven los pastores para subir el ganado en la época estival.

Es muy interesante para los geólogos. Se trata de un sinclinal colgado, una isla tectónica (o estructura en mantos de cabalgamiento, "klippe" en alemán) en la que inmensas masas de calizas han sido arrastradas sobre margas más recientes y más erosionables.


Situación.

En el límite Sureste del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (ver foto 1), entre los Sestrales (paredes orientales del Cañón de Añisclo) y la garganta de Escuaín.

Foto 1. Situación del Castillo Mayor (clic para ampliar)


Vistas desde distintos puntos.

La forma es muy cambiante según el punto de observación. Desde el Sur (foto 2), se ve claramente el embudo que da acceso al Castillo (forma de "V" en el centro de la foto).

Foto 2. Vista desde el Sur, arranque del camino de subida

Desde el dolmen de Tella (al Este) se tiene la mejor vista de la muralla del Castillo, las paredes verticales de 200 metros que caen desde la cima (foto 3).

Foto 3. Desde el dolmen de Tella, al Este del Castillo

Si se sube al Sestral Alto (2.106 m) se puede ver el Castillo ligeramente desde arriba y desde el Oeste (foto 4). Se aprecian el Llano del Castillo Mayor (la mancha parda y verdosa en la parte alta, a 1.700 m) y el lapiaz (grisaceo) que da acceso a la cresta cimera, visible ésta en la foto 3 desde el otro lado.

Foto 4. Vista desde Sestrales, al Oeste del Castillo


El camino de subida.

El itinerario de acceso más evidente (descrito, por ejemplo, en la magnífica guía de Joaquín Guerrero, titulada "Sobrarbe, Ordesa y Monte Perdido") ataca a la cara Sur que presenta, de lejos, el aspecto de un amplio embudo en forma de "V" (foto 2). No presenta dificultad y sus peculiaridades geológicas y vegetales, añadidas al panorama de 360º desde la cima, hacen que su ascensión tenga un interés especial.

La subida puede rondar ente las 2'5 horas y las 3'5, según la forma física y el ritmo de marcha. La bajada, una hora menos. En verano conviene llevar abundante agua pues no se encontrará ni una gota en todo el camino (el suelo es de piedra caliza así que toda el agua de lluvia se filtra hacia el interior).

Hay que llegar a la bifurcación de la carretera que hay medio kilómetro después del pueblo de Puértolas (situado a 7 Km de Escalona). Por la izquierda se va a Bestué y por la derecha a Escuaín. Tras dejar el coche en la bifurcación y tomar la carretera de Bestué, el camino arranca a unos cien metros, a la derecha de la carretera (a 1.160 m de altura). Desde allí, no hay pérdida posible hasta el Llano del Castillo (a 1.700 m) pues el camino, siempre hacia el Noroeste aunque zigzagueante a ratos, está perfectamente marcado (ver foto 5).

Foto 5. Camino aproximado de subida (en rojo)
y de bajada (en verde, para luego retomar el mismo rojo de la subida)


El Llano o "valle colgado".

El camino empinado desciende de pronto al valle colgado situado a 1.700 m, denominado el Llano (foto 6).

Foto 6. El Llano, a 1.700 m, "cerca" ya de la cima

El Llano es una inmensa dolina herbosa (de aproximadamente 1'5 Km de largo por 0'5 Km de ancho) con restos de aljibes, en los que casi todo el año puede encontrarse algo de agua estancada (foto 7).

Foto 7. Aljibe y, al fondo, vista de los dos árboles que enmarcan la cima,
a la izquierda un arce (acer opalus) y a la derecha un haya

Al llegar al Llano se ven muy claros dos posibles senderos, uno que sube recto hacia los dos árboles (arce y haya solitarios, a 1.950 m) que allá arriba enmarcan la cima y otro hacia la derecha (Sureste), hacia un collado que permitirá luego recorrer parte de la cresta hasta llegar al pilón del vértice geodésico situado en la cima. Tomamos el de la derecha, hacia el collado, pero antes os dejo un vídeo panorámico del Llano.



Cresta cimera.

No cuesta demasiado tiempo ni esfuerzo llegar desde el Llano hasta el collado. Una vez arriba, a la derecha queda un estupendo mirador hacia el valle del Cinca (foto 8), denominado (creo) Cillo de Mallaruego.

Foto 8. El valle del Cinca desde el Cillo de Mallaruego,
destacando la Peña Montañesa y el embalse de Mediano

A la izquierda tenemos ahora la cresta que hemos de recorrer, hacia el Noroeste, para llegar a la cima. El camino está muy mal marcado (apenas se encuentran mojones y los que se encuentran están medio destruidos) y es incómodo debido a las características del lapiaz: piedras muy grandes, con bordes cortantes, con grandes agujeros entre ellas rellenos con bojes.

A nuestra derecha tenemos las paredes verticales del lado Noreste del Castillo, a la izquierda vemos los dos árboles solitarios y debajo el Llano (foto 9).

Foto 9. El Llano desde la cresta cimera, en el centro el aljibe,
en el extremo derecho el haya, al fondo Sestrales
(ésta es justo la foto en sentido contrario a la foto 4)

Con paciencia vamos recorriendo la cresta, con algunas equivocaciones y vueltas hacia atrás. Todo se ve más fácil en el momento en que es visible el pilón de cima (foto 10).

Foto 10. Vista de la cima, a la izquierda Sestrales, a la derecha Monte Perdido

Finalmente llegamos al vértice geodésico en la cima. La vista hacia el Norte es espectacular (foto 11).

Foto 11. Paredes del Castillo Mayor desde la cima,
al fondo el macizo de Monte Perdido
(fotos y vídeos: Javifields, clic en cualquiera para ampliar)

En lugar de poner aquí unas cuantas fotos más, añado un vídeo panorama de 360º.


Para bajar, como se indicó en el esquema de la foto 5, es recomendable tomar el camino directo hacia el aljibe, pasando al lado del arce (el árbol de la derecha, visto desde arriba). Una vez en el Llano, volver al coche por el mismo camino de subida.


Y esto es to, y esto es to, y esto es todo amigos. Espero que os haya gustado o que a alguien le sea útil, porque hacer esta anotación me ha costado un huevo.

Etiquetas: ,


comentarios:
Maravilloso reportaje Javier!
Me has dejado con muchas ganas de subir allí. María dice que tambien se apunta.
Esto es compartir.
Saludos
 
Muchísimas gracias por este post Javier. Casi vecinos pirenaicos conozco el Valle de Broto, Bujaruelo y Ordesa al dedillo pero de Añisclo hacia el Este no conozco nada :( Pendiente para la próxima. Saludos desde otro parque nacional, en este caso Yosemite :)
 
Gracias, gracias de parte de las que no nos movemos del sofá (porque somos vagas) y no podemos tener el privilegio de ver la cima de las montañas!
 
Jope... esto son auténticas excursiones. Por muy lejos que un vaya, hay bien pocos lugares tan lindos como los Pirineos.

Me encantó la foto de las vacas y el haiku :)
 
Publicar un comentario en la entrada

<< Inicio