martes, noviembre 10, 2009

 

La Praga varsoviana

En estos días en que andamos de celebraciones por el inicio de la reunificación del continente es justo recordar que la caída de los regímenes totalitarios en Europa no se inició con la caída del muro de Berlín, sino que empezó en Polonia. Parece que siempre todo empieza en Polonia. Allí empezó también el teatro europeo de la segunda gran guerra el 1 de septiembre de 1939, cuando el ejército alemán cruzó la frontera. Sólo 16 días después fue la Unión Soviética la que invadió la parte este de Polonia. Así, entre dos fuegos, sufrieron tortas (léase hostias) por ambos lados. En total, se cree que entre 600.000 y 800.000 varsovianos murieron en la segunda guerra mundial y la ciudad perdió el 80% de sus edificios.

Hay un distrito en el centro de Varsovia, al este del Vístula, que se llama Praga. Fue una ciudad separada hasta 1791, en que resultó anexionada por Varsovia, aunque casi siempre fue un suburbio de su vecina rica del lado oeste del río. Por eso la mayor parte de sus edificaciones eran humildes, de madera, y sufrieron numerosos incendios a lo largo de la historia. De hecho, su destino parecía venir marcado por su nombre: Praga se deriva de un verbo polaco (prażyć) que significa quemar o asar. Recibió este nombre porque para construirla tuvieron que quemar un bosque que ocupaba esa zona con anterioridad.

Curiosamente, su condición de suburbio pobre le haría sufrir un castigo menor durante la SGM y sus edificios se salvarían en mayor proporción que los del resto de la ciudad.

Paseando por la Praga varsoviana todavía pueden encontrarse algunas, muy pocas, construcciones de madera que han sobrevivido a la SGM y a otros asaltos anteriores de la ciudad. Esas castigadas (pero en pie) casas de madera son, a mi humilde entender, un buen símbolo de esta vieja Europa, mejor que los trozos del vergonzoso muro junto a los que los políticos se han reunido estos días.

Vieja casa de madera en el distrito de Praga, en Varsovia,
superviviente de guerras y asedios (foto: Javifields, clic para ampliar)

Etiquetas:


comentarios: Publicar un comentario en la entrada

<< Inicio