domingo, marzo 22, 2009

 

Retazos de Sighişoara (y 6)

Por terminar esta miniserie de Sighişoara, tras otras cinco anotaciones dedicadas a algunos monumentos y lugares representativos de la ciudad, recojo algunas imágenes de calles y rincones con encanto.

Lo que vemos en la actualidad del centro histórico de Sighişoara, conservado casi intacto desde sus orígenes, está dividido en dos zonas: por un lado las fortalezas situadas en la ladera y parte alta de la colina, dominando el valle del río Târnava Mare, y por otro una zona inferior, unos 40 metros por debajo de la anterior y situada en la falda de la colina, denominada la "Ciudad de Abajo".


Las casas de Sighişoara

Para demostrar los diferentes orígenes de la población de la zona sólo hay que ver los variados nombres que ha tenido esta ciudad. El primitivo asentamiento junto al río Saes, siglo XII, recibió el mismo nombre, Saes. Posteriormente, año de 1280, se menciona la fortificación denominada en latín como Castrum Sex. Hacia 1298 se produce el establecimiento de dos órdenes monacales: la de los franciscanos y la de las monjas dominicas, que fundan el monasterio de Schespurch, y denominan a la ciudad como Schäßburg. Una segunda llegada de inmigración, en este caso de artesanos de origen magiar, hace que la denominación pase a ser Civitas de Segusvar, posteriormente Szegesvaar, nombre que aparece en el año 1367. Los primitivos rumanos la denominaban Seghisore, año de 1435, hasta alcanzar el nombre actual, Sighişoara.

Callejuelas

Las calles han conservado el pavimento en forma de adoquinado de pequeñas piedras característico de la época. Muy importante en la estructura urbanística es la distribución de las calles que agrupaba a los distintos gremios en zonas comunicadas con pasadizos estrechos y que junto al relieve tan especial, confieren al conjunto un aspecto muy particular.


Rincones con encanto

En el centro histórico, mezcla de varios estilos arquitectónicos entre los que destacan el gótico tardío, el renacentista y el barroco, hay tres grupos de edificios que se han conservado casi perfectamente con el paso del tiempo: la muralla y torres, de las que ya hablamos en una notación anterior, las viviendas de los gremios (se conservan 164 casas que datan del periodo entre los siglos XV al XIX, han conservado su forma, los materiales de construcción originarios y el sistema de acceso a su interior en forma de arcos, las viviendas más representativas son la Casa de Vlad Dracul, la Casa Veneciana y la Casa del Ciervo), y los edificos públicos, trece en total, destacando las dos iglesias de estilo gótico, que sólo han sufrido unas pequeñas modificaciones en la configuración de sus arcos.


Trajes tradicionales (todas las fotos: Javifields)

Además del interés de la propia ciudad, es un buen centro de partida para conocer la ruta de las iglesias fortificadas sajonas y los Cárpatos transilvanos.

Etiquetas:


comentarios:
Siempre escribes magníficos artículos de tus viajes. Desde luego es estupenda tu descripción de Transilvania, parece que hubieras estado allí años!
Un saludo
Rubén
 
gracias Rubén! estuve mucho menos que "años", pero supongo que facilita un poco el "cómo se vive" un viaje, si como "turista" o como "viajero" (en el sentido que intenté explicar aquí)
 
Si, uno se da cuenta nada mas abrir tu web. Y por eso me gusta.
Saludos
 
Transilvania es una región preciosa, tanto por su naturaleza como por su patrimonio histórico... y ahora por el CFR Cluj :P
 
Publicar un comentario

<< Inicio